Cargando...
14-11-22 Novedades

Diabetes: llevar una vida normal es posible

La importancia de los controles periódicos para una enfermedad que suele generarse como asintomática

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no genera suficiente insulina o cuando el cuerpo no la procesa correctamente. La insulina es la hormona que regula el azúcar en la sangre por lo que, si no se controlan sus valores, puede causar graves consecuencias como la hiperglucemia, que es el aumento del azúcar en la sangre.


Diferencias entre diabetes tipo 1 y tipo 2


La diabetes de tipo 1 se genera por una producción deficiente de insulina y se contrarresta administrando una dosis diaria de insulina. Sus síntomas pueden ser excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio.


La diabetes de tipo 2 se debe al uso ineficaz de la insulina. La mayoría de los casos tienen este tipo de enfermedad y se debe en gran medida al sobrepeso y a la inactividad física. Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero menos intensos.


“Si se cumple el tratamiento y las indicaciones médicas generalmente se puede llevar una vida normal teniendo diabetes”. Dra. Valeria Pastorino Casas, Médica Endocrinóloga (MN 123416) del equipo INEBA.


Vivir con diabetes: claves para el tratamiento


Dra. Valeria Pastorino Casas, Médica Endocrinóloga (MN 123416) del equipo INEBA asegura que lo más importante es hacerse controles periódicos. Deben incluir análisis de sangre, para la medición de glucemia, ya que al inicio la enfermedad suele mantenerse asintomática. Los síntomas aparecen cuando la diabetes ya está muy avanzada y está descompensada.


El tratamiento para la enfermedad consiste en un plan alimentario adecuado, realizar actividad física y se puede complementar con una gran variedad de fármacos, ya sea en comprimidos o inyectables. Todos deben aplicarse bajo prescripción y seguimiento de un especialista.


La Dra. Pastorino Casas recomienda evaluar los resultados del tratamiento a través de controles periódicos, con análisis de sangre y otros estudios. De esta manera, se podrá saber si se están alcanzando los valores adecuados de glucemia con el tratamiento y también detectar precozmente la presencia de complicaciones por la diabetes (enfermedad cardiovascular, renal, oftalmológica y neurológica, entre otras).


Fuente: INEBA

Compartir:
Consultar por WhatsApp

Ineba

INEBA 2022 - Todos los derechos reservados