Cargando...
04-04-19 Prensa

Tensión emocional y riesgos cardíacos

Los problemas cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial.

Existen factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes, el sedentarismo y el tabaquismo, que favorecen el depósito de colesterol sobre las arterias (arterosclerosis). Sin embargo, más allá de la progresión natural de esta enfermedad, existen situaciones denominadas “gatillos” que favorecen la inestabilidad de las placas de colesterol provocando un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular (ACV).


Durante varias décadas se ha estudiado la relación entre los eventos deportivos y los cardiovasculares y se encontró que el estrés que domina a las personas en estas situaciones estaría involucrado en el desarrollo de descompensaciones que afectarían la salud del corazón. Lo que sucede es que se genera un aumento involuntario y repentino de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, lo que favorece la rotura de una placa de colesterol y desencadena un infarto de miocardio o un ACV, explica el Dr. Carlos Reguera, médico cardiólogo y jefe del área de Medicina Preventiva y Cardiología de INEBA.


Los síntomas de la tensión emocional pueden presentarse como dolores de cabeza, problemas digestivos, dolores musculares, resfríos o afecciones de la piel. También, puede darse un incremento en los niveles de colesterol e hipertensión. Suelen estar acompañados por insomnio, nerviosismo, falta de concentración, irritabilidad o depresión.


Recomendaciones para evitar la tensión emocional


Si se está tomando medicación de manera habitual, no olvidar tomarla. Mantener y no abandonar el nivel y frecuencia de actividad física recomendada. Continuar y no saltear los controles establecidos por su médico de cabecera. Evitar una dieta rica en grasas y con alto contenido de sal.


Fuente: REVISTA BUENA SALUD

Compartir:

Ineba

INEBA 2019 - Todos los derechos reservados