Cargando...
23-11-21 Novedades

Dolores de espalda

Es posible mejorar

Dentro de los dolores de espalda, la lumbalgia o lumbociatalgia (se refiere a la ubicación en la zona lumbar) es el dolor de espalda más común. También se lo considera una de las principales causas  de ausentismo laboral a nivel mundial.


El dolor crónico que provoca es uno de los principales determinantes de limitación de funcionalidad y calidad de vida de las personas y tiene causas muy diversas y complejas, ya que existen muchas estructuras en la columna que pueden causarlo.


En adultos más jóvenes (entre 30 y 60 años de edad) existe una mayor propensidad a experimentar dolores de espalda surgidos del espacio intervertebral mismo (tales como una hernia discal lumbar o la discartrosis) o causados por una distensión de un músculo de la espalda o de otra parte blanda. Por su parte, las personas mayores de 60 suelen ser más propensas a sufrir un dolor provocado por la degeneración de las articulaciones (tales como la artrosis o la estrechamiento del espacio intervertebralenosis vertebral) o por una fractura.


Para poder cubrir las causas de la lumbalgia y elaborar un plan de tratamiento, el médico necesita evaluar y consultar a los pacientes sobre el sitio, la gravedad y tipo del dolor, además de los antecedentes de estas molestias. A su vez, para poder saber qué es lo que está causando los dolores, se deben realizar diversos estudios, tales como :


●     radiografías: brindan información sobre las vértebras y permite evaluar la estabilidad de la columna, los tumores y las fracturas)

●     tomografías computarizadas: generan imágenes de cortes transversales de las vértebras y de los discos intervertebrales y se puede utilizar para detectar hernias discales o la estenosis vertebral

●     mielografías: para identificar problemas dentro de la columna, la médula espinal y las raíces nerviosas

●     resonancias magnéticas: muestran una sección transversal detallada de los componentes de la columna y permite evaluar problemas con los discos lumbares y las raíces nerviosas y también para descartar otras causas de la lumbalgia, tales como infecciones espinales o tumores.


Una vez analizado el paciente, la gran mayoría de los casos de la lumbalgia se curan dentro de seis semanas sin cirugía y con ejercicios. Si el dolor persiste o empeora, se pueden recomendar procedimientos quirúrgicos o diagnósticos más avanzados, aunque se recomienda descansar, compresas de calor y hielo para reducir inflamaciones y la complementación con medicaciones recetadas. 

Compartir:
Consultar por WhatsApp

Ineba

INEBA 2021 - Todos los derechos reservados