Cargando...
14-11-19 Prensa

Diabetes

la enfermedad crónica y silenciosa que padecen 4 millones de argentinos

Hoy se conmemora en todo el mundo el Día de la Diabetes, una patología que genera graves complicaciones asociadas al deterioro en la calidad de vida y a una elevada mortalidad, con una disminución de 5 a 10 años en la expectativa de vida


Cada 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, establecido en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud con el fin de concientizar acerca de las causas y el tratamiento de esta enfermedad en constante aumento y que ya se la considera una epidemia.


La diabetes es una enfermedad crónica que afecta la producción de insulina (hormona producida por el páncreas que se ocupa de eliminar el azúcar de la sangre), y que por lo tanto produce un exceso de azúcar en la sangre de las personas.


Entre los riesgos que supone padecer esta enfermedad, las personas con diabetes tienen entre dos a tres veces más infartos de miocardio y ACV que aquellas que no la tienen.


La diabetes surge cuando el páncreas no produce correctamente (Diabetes Tipo1) o bien cuando el organismo no utiliza eficazmente (Diabetes Tipo2) la insulina que elabora, que es la hormona producida por el páncreas que se ocupa de eliminar el azúcar de la sangre). La hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre) sostenida en el tiempo daña muchos órganos y sistemas, especialmente nervios y vasos sanguíneos.


La Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) alertó del incremento de esta enfermedad que alcanza a más de 4 millones de personas en Argentina, aunque al tratarse de una patología subdiagnosticada, la cifra podría llegar a duplicarse, indicaron desde la entidad sanitaria.


Según el último estudio realizado en 2017 de la Federación Internacional de la Diabetes, para el año 2045 el número de afectados ascenderá a 629 millones. En Argentina, la prevalencia de diabetes es del 11% (+4M de personas), y continúa creciendo: según la Cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada en 2019 por la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, hubo un incremento de casi 3 puntos respecto a la última medición realizada en 2013.


Asimismo, se registró un aumento en los porcentajes de otros factores de riesgo asociados a la enfermedad como obesidad (20,8 a 25,4), el exceso de peso (sobrepeso + obesidad; 57,9 a 61,6), baja actividad física (54,7 a 64,9) y presión arterial elevada (34,1 a 34,6).


Las estadísticas indican que la proporción de personas con diabetes tipo 2 se incrementa en casi todos los países y coinciden en que 1 de cada 2 de quienes padecen diabetes no están diagnosticadas. En línea con ello, menos del 50% de las personas con la enfermedad tienen un buen control glucémico.


En aproximadamente el 90% de los casos los pacientes son diabéticos tipo 2, es decir, tienen la diabetes que se ocasiona a lo largo de la vida, diferenciada de la diabetes tipo 1 que es la que se padece desde el nacimiento o bien la diabetes gestacional que es la que se genera durante los embarazos en las mujeres.


“La diabetes tipo 2, la más común, es una enfermedad prevenible. Basta para ello incorporar ciertos hábitos saludables a la vida cotidiana como realizar actividad física de manera regular, contar con una dieta sana y controlarse el peso. Es por esto que desde la salud pública es muy importante también trabajar en la promoción de entornos saludables es vital para comenzar a revertir esta problemática”, explicó el doctor Carlos Reguera, médico cardiólogo y Jefe de Medicina Preventiva y Cardiología de INEBA.


El cardiológo explicó que “si bien esta enfermedad no posee cura, el abanico farmacológico es inmenso, permitiendo un control excelente de la patología. Pese a cambiar este año las guías sobre tratamiento con fármacos, las recomendaciones generales siguen siendo las mismas: controlar periódicamente el nivel glucémico, prestar atención al estilo de vida y evitar el sedentarismo, cuidar la alimentación, no fumar, no consumir alcohol en exceso, controlar el estrés y las emociones”.


"La diabetes mellitus (DM) tipo 2 se presenta como una epidemia mundial relacionada con el rápido aumento del sobrepeso y la obesidad, favorecidos por la alimentación inadecuada, el sedentarismo y la actividad física insuficiente, sumado al crecimiento y envejecimiento de la población a nivel global", resaltó Virginia Busnelli, (MN 110351), médica especialista en nutrición y directora del Centro de endocrinología y nutrición CRENYF.


Y agregó: "La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica, silenciosa y degenerativa que es subdiagnosticada, subtratada y muy costosa. Genera graves complicaciones asociadas al deterioro en la calidad de vida y a una elevada mortalidad al evidenciar una disminución de 5 a 10 años en la expectativa de vida.


Según la experta, el efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos. "Existen algunas situaciones que aumentan el riesgo a desarrollar la enfermedad: tener más de 45 años, tener padres o hermanos con diabetes, padecer exceso de peso, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular, colesterol elevado, diabetes durante el embarazo, mujeres con hijos nacidos con peso mayor a 4,5Kg", puntualizó.


La doctora Carla Musso, coordinadora de Diabetes del Hospital Universitario Fundación Favaloro indicó a Infobae: “Desconocer la enfermedad implica no realizar tratamiento, razón por la cual la diabetes evoluciona hasta presentar complicaciones agudas como mayor riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular”. “Por eso –señaló Musso- es necesario profundizar las campañas de información sobre esta patología como lo venimos haciendo desde hace 5 años en nuestro Hospital”.


Y agregó: “El diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para prevenir complicaciones. Hoy con la epidemia de obesidad, que se relaciona estrechamente con la diabetes, todas las familias se ven potencialmente afectadas y, por lo tanto, el conocimiento de los signos, síntomas y factores de riesgo -para todos los tipos de diabetes- es vital para detectarla tempranamente”.


Alejandra Angrisani, médica cardióloga (MN 136.393), miembro de la Fundación Cardiológica Argentina destacó a Infobae que la falta de actividad física y la alimentación poco saludable, son responsables de que 1 millón y medio de argentinos padezca diabetes.


Entonces, ¿cómo hacemos para revertir este desalentador escenario?


“En primer lugar, debemos tener en cuenta que la diabetes tipo 1 no es prevenible, suele manifestarse durante la infancia, y si no se detecta de manera temprana puede ocasionar una discapacidad seria o incluso la muerte”, remarcó Angrisani.


Y agregó: “En cambio, la diabetes tipo 2 es la forma más frecuente (85-90% de los casos) y suele manifestarse en la edad adulta. Se estima que en Argentina la padecen aproximadamente 1 millón y medio de personas y existen alrededor de 720.000 casos no diagnosticados. Habitualmente, aparece en personas con sobrepeso y que llevan un estilo de vida sedentario. Si bien su tratamiento puede requerir insulina, la mayoría de los pacientes se trata con medicación por boca, dieta y ejercicio”.


Diabetes y Depresión


“La diabetes tipo II es una patología en un 80% adquirida por un agotamiento pancreático, por una sobreexigencia de las células que producen insulina. Los pacientes con diabetes tipo II en la mayoría de los casos antes de desarrollar su enfermedad han sufrido una crisis emotiva fuerte como la pérdida de un trabajo, grandes mudanzas, separaciones o pérdidas de seres queridos”, aseguró la doctora María Alejandra Rodríguez Zía – MN 70.787, médica endocrinóloga.


Y agregó: "La depresión puede estar acompañando este cuadro a lo largo de la vida, asociada a la alimentación adictiva que nos ofrece el mercado. Esto es porque ante una depresión no se elige ni se presta atención a la forma en que se come, y se usa la comida para palear estos síntomas. Por eso es que la depresión puede ser una de las causas de la diabetes tipo II. Cuando se instala esta patología hay un cuadro que hoy conocemos como neuroinflamación, en donde la depresión tiene una explicación biológica y sea también consecuencia de una diabetes".


Problemas para un buen embarazo


La hiperglucemia sostenida en el tiempo desencadena la aparición de otros factores que dificultan la gestación. Así, tanto la diabetes tipo 1 como tipo 2, puede afectar la fertilidad en diversas maneras.


Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires, centro especializado en reproducción asistida, explicó: “La diabetes en la mujer puede generar que el proceso de lograr un embarazo sea más complicado, debido a que los altos niveles de glucosa reducen la producción de las hormonas (estrógeno, progesterona y testosterona) indispensables para la fertilidad femenina. Además, los cambios hormonales pueden alterar los ciclos menstruales, generando amenorrea o menopausia precoz”.


Por su parte, el varón con diabetes mal controlada tiene posibilidades de sufrir daño testicular, viéndose afectada la calidad y cantidad del esperma, tener trastornos de la eyaculación y disfunción eréctil.


"La diabetes en sí no representa un problema para lograr el embarazo, mientras la paciente no presente otras complicaciones relacionadas a factores de riesgo, como el síndrome de ovario poliquístico (relacionado a diabetes tipo 1), síndrome metabólico u obesidad, es posible lograr una gestación sin problemas, siempre y cuando esté controlado", afirmó Neuspiller.


En el caso del factor masculino, también existen técnicas que mejoran la probabilidad de embarazo. El especialista remarcó que “en la reproducción asistida, existen técnicas que nos permite detectar el esperma fragmentado y seleccionar los espermatozoides apoptóticos, es decir, aquellos que nunca llegarán a fecundar un óvulo; de esta manera podemos seleccionar los que tiene mayores posibilidades de fecundar.”


Y concluyó que los hábitos saludables son muy importantes: controlar el peso, evitar tabaco, alcohol y drogas, realizar actividad física de manera regular, moderar la cantidad de ingesta de alimentos (en función a las indicaciones del médico especialista), mantener controlados diariamente los niveles de azúcar en la sangre, entre otros.


Algunos tips de prevención de la Diabetes tipo 2


1-Modificar hábitos de vida personales.

2-Realizar un control de glucemia al menos una vez al año en los grupos de riesgo

3-Evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, los verdaderos factores de riesgo de la diabetes tipo 2.

4-Realizar una plan de alimentación saludable

5-Incluir la práctica de una actividad física en forma regular.

6-Decir “no” al consumo de tabaco y evitar el abuso en el consumo de alcohol.


Fuente: INFOBAE

Compartir:

Ineba

INEBA 2019 - Todos los derechos reservados