Cargando...
28-05-19 Novedades

Día Mundial de la Nutrición

Los primeros 1000 días de la alimentación son claves para una futura vida sana

Cerebro saludable


La malnutrición afecta al cerebro; el cual si se encuentra mal nutrido desde la niñez pagara la consecuencia a lo largo del tiempo ya que no podrá resolver a mediano y largo plazo todo lo que se proponga.


Es por esto que; los primeros 1000 días de la alimentación son claves para una futura vida sana.


Es un período de rápido crecimiento y desarrollo; a medida que el cuerpo y los órganos crecen, se desarrolla el cerebro, el sistema digestivo y el sistema inmune.


Es el momento de la vida donde se alcanza la mayor velocidad de crecimiento y los nutrientes ingeridos son fundamentales para facilitar el proceso.


Si en los primeros mil días de vida los niños no tienen la nutrición adecuada, los daños en la estructura ósea y en el cerebro son irreversibles ya que el cerebro tiene el mayor crecimiento que en el resto de su vida. Desarrolla el 80 por ciento de su capacidad cognitiva y se triplica en tamaño desde su nacimiento hasta los 2 años; logrando el desarrollo final de la parte frontal hasta los 20 años.


Es importante destacar que el cerebro es un órgano activo y consume el 20 % de la energía que gasta nuestro organismo; al no tener reservas propias; obtiene la energía de la circulación sanguínea. Si bien hay una serie de tips para mantener un cerebro saludable el principal y el más importante es llevar a cabo una correcta alimentación. La alimentación en el cerebro durante el crecimiento va tener 3 pilares fundamentales:


·         Fortalece los vasos sanguíneos de modo que el oxígeno y los nutrientes lleguen al cerebro correctamente

·         Nutre las áreas cerebrales encargadas del lenguaje ; el aprendizaje

·         Participa en el crecimiento de células neuronales


Por lo cual; una buena o mala alimentación impactara en la capacidad de desarrollo y capacidad de aprender.

Los nutrientes que no pueden faltar por su gran aporte nutricional son:


Los ácidos omega-3, que se encuentran en algunos tipos de pescados, frutas secas; aceites. Forman parte de las membranas celulares y como el cuerpo no puede sintetizarlos deben ser aportados por los alimentos.


Los antioxidantes (licopeno; Fito esteroles, resveratrol, vitamina Ay B )que se hallan en frutas secas como nueces y almendras, aceites vegetales, té verde, cacao y tomate. Previenen la acción de radicales libres.


La comida no cura; pero se ha demostrado que muchos nutrientes que componen los alimentos si trabajan en equipo son buenos para el cerebro y el todo lo relacionado a lo cognitivo.


FUENTE: Lic. Teresa Coccaro, nutricionista de INEBA. 

Compartir:

Ineba

INEBA 2019 - Todos los derechos reservados