Cargando...
04-08-20 Novedades

Coronavirus y Salud Integral

La importancia del cuidado integral y seguro de la salud en tiempos de pandemia

Por temor a los contagios de Covid-19, disminuyeron drásticamente los estudios, tratamientos y consultas médicas. Qué hay que saber para revertir esta tendencia en el segundo semestre.

En medio de la pandemia de coronavirus, cayeron en forma drástica las consultas para hacer controles, estudios preventivos y tratamientos médicos de todo tipo. A cuatro meses del comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio, resulta vital reestablecer esos cuidados para prevenir consecuencias indeseables.


“Es impostergable volver a una mirada integral de la salud en vez de sostener como exclusiva la visión infectológica”, afirma el Dr. Gustavo Martín Petracca, Director Médico de INEBA. El profesional señala que el permanecer en los hogares cumpliendo con el aislamiento, trajo aparejado mayor sedentarismo, descuidos dietarios y ansiedad o fluctuación del estado de ánimo. “Todas esas condiciones afectan nuestra salud psicofísica. Por eso es importante recordar que están permitidas las salidas por causas relacionadas con la salud y que la constancia del turno asignado es suficiente para la solicitud del permiso de libre circulación. Es muy importante en esta segunda mitad del año ocuparnos del postergado cuidado integral de la salud psicofísica y dedicarle el espacio y tiempo necesarios al control médico que corresponda según el caso”, explica Petracca.


Las otras cifras

Debido a la falta de consulta de los pacientes, la atención de consultas ambulatorias han caído drásticamente.


Algunas de las prestaciones médicas en donde se evidencian las caídas más abruptas en el número de consultas realizadas en los últimos cuatros meses, respecto del 2019 son el Centro de Diagnóstico por Imágenes, donde se realizan, entre otros estudios, resonancias magnéticas, tomografías computadas y ecografías. Del mismo modo, el área de medicina preventiva, unidad donde se realizan los chequeos periódicos de salud y la evaluación cardiológica para los aptos físicos, cayó de manera significativa en relación al año pasado.


El miedo a la consulta influyó incluso en pacientes con antecedentes cardiológicos. El 35% de esas personas dejaron sus controles, según informa el Dr. Carlos Reguera, médico cardiólogo y Jefe del Servicio de Cardiología y Medicina Preventiva de INEBA. Como consecuencia, el hallazgo más notorio en el consultorio de cardiología viene siendo el registro elevado de cuadros de presión arterial. “Tanto la suspensión de tratamientos como la automedicación, pueden generar serios problemas. Un registro recientemente publicado, señala que las internaciones por crisis hipertensivas aumentaron un 89% durante la pandemia”, destaca el Dr. Reguera.


La importancia de la medicina preventiva

Durante la cuarentena, personas que antes hacían actividad física o deportiva supervisada por un profesional en educación física, empezaron a hacerla mirando una pantalla y sin esa guía. También hubo otros que se iniciaron de cero y con clases a distancia. “Realizar actividad física sin saber si estamos en condiciones supone un riesgo para la salud. Además, en una coyuntura de cuarentena y aislamiento, nuestro estado psicofísico no es el ideal para una actividad física exigida o para iniciarla. Se requiere evaluar el estado de salud actual y seguir las sugerencias médicas antes de retomar el ejercicio físico”, remarca Petracca.


La medicina preventiva permite diseñar un plan personalizado para mejorar la calidad de vida, poniendo el foco en la salud y no en la enfermedad porque además puede controlar, detectar en forma precoz y dar seguimiento de alteraciones clínicas o de factores de riesgo cardiovasculares, como hipertensión arterial, diabetes, sobrepeso, colesterol elevado, sedentarismo y tabaquismo. “La enfermedad cardiovascular era la primera causa de muerte en el mundo antes de la pandemia, y con seguridad seguirá siéndolo cuando todo esto pase, y la medicina preventiva cumple un rol crucial en este sentido”, afirma Reguera.


Un protocolo estricto para evitar contagios y priorizar la salud

Al ser un centro de atención ambulatoria sin internación, INEBA tiene menor riesgo de contagio por coronavirus en comparación a instituciones con internación o con atención específica a pacientes con esa infección. Quien ingrese a INEBA –ya sean pacientes, acompañantes, personal administrativo o equipo de salud-, se lo protege con un estricto y amplio protocolo de seguridad.

De manera complementaria, y con el fin de que los pacientes continúen realizando las consultas médicas y sigan en contacto con sus profesionales de cabecera, INEBA cuenta con un servicio para todo el país de telemedicina que atiende consultas por medios digitales de las siguientes especialidades: Neurología, Cardiología, Clínica médica, Neuro-otología, Cefaleas-Dolor crónico y demás especialidades.


A su vez se implementaron recursos tecnológicos que permitieron darle continuidad a los tratamientos de rehabilitación cognitiva, neurorehabilitación, y del Hospital de día de salud mental, actividades que se reformularon para seguir acompañando y asistiendo a los pacientes y a sus familias de manera ininterrumpida desde el comienzo de la cuarentena, con un alto grado de satisfacción de los pacientes.


"Nos encontramos en días de cambio e incertidumbre, pero estos factores no deben limitar ni obligarnos a postergar las consultas y controles médicos en dónde la prevención y la detección temprana son pilares de la medicina moderna. Las medidas de protección y seguridad sumadas a los avances tecnológicos deben ser aliados en el cuidado de la salud", concluye el Dr. Petracca.


Fuente: Clarin

Compartir:

Ineba

INEBA 2021 - Todos los derechos reservados