Cargando...
25-05-20 Novedades

25 de Mayo Día Mundial de la Tiroides

Alteraciones de la tiroides: la importancia de un diagnostico precoz

“La prevalencia de las enfermedades funcionales de la glándula tiroides es muy elevada en la población general. Se estima que aproximadamente más del 5% de la población mundial sufre algún tipo de alteración tiroidea y se da más en mujeres”, explica la Dra. Sandra Licht, médica endocrinóloga de INEBA.


La función principal de esta glándula es producir dos hormonas llamadas T3 y T4. Todas las células del organismo las precisan para funcionar correctamente.


Cuando la tiroides produce menos hormonas (hipotiroidismo), todos los órganos comienzan a trabajar más lentamente y, en consecuencia, pueden aparecer algunos síntomas como cansancio, piel seca, dificultad para concentración, leve aumento de peso, etc.


Por el otro lado, cuando se produce una mayor cantidad de hormonas que lo normal (hipertiroidismo) todas las funciones vitales están aceleradas y los síntomas más frecuentes incluyen la presencia de palpitaciones, sudoración, temblores, nerviosismo y ansiedad, entre otros. El hipertiroidismo es mucho menos frecuente, (0,2-0,5% de la población general), pero sus síntomas son generalmente más evidentes y esto lleva antes a la consulta médica.


Se puede saber cómo está funcionando la glándula tiroides midiendo las hormonas tiroideas en sangre, y si se encuentra alguna alteración, se inicia el tratamiento correspondiente. La palpación tiroidea – recordando que la glándula se encuentra en el cuello por encima de la clavícula - por parte del médico es la maniobra más importante del examen físico. Permite precisar alteraciones del tamaño, forma y consistencia de la glándula.


“A menudo se complementa la evaluación de la estructura de la glándula con una ecografía. Es posible que en la palpación y/o en la ecografía tiroidea se encuentre un nódulo. De acuerdo al tamaño y a las características del nódulo se solicita una punción con aguja fina. El procedimiento, rápido y sencillo, lo realizan el médico ecografista experimentado junto a un médico anatomopatólogo”, explica la especialista.


La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos pero si el resultado de la punción es sospechoso de una lesión maligna es probable que se indique la conducta quirúrgica.


“Es importante seguir haciendo los controles con el médico,  ya sea para el seguimiento y control de los nódulos hallados, o si se indicó tratamiento para la disfunción tiroidea, hipo o hipertiroidismo, a fin de evaluar si la dosis de la medicación que se está recibiendo es la correcta”, finalizó la Dra. Licht. 


Fuente: INEBA

Compartir:

Ineba

INEBA 2020 - Todos los derechos reservados