Cargando...
14-11-20 Novedades

Día de la Diabetes

El control y los buenos hábitos son la clave para combatir la diabetes

Más de 400 millones de personas padecen esta enfermedad en el mundo. Una de sus principales causas es el sobrepreso y la prevención primaria es el método esencial para el cuidado de la salud en forma integral.

 

 

La diabetes es una enfermedad con prevalencia en franco aumento y las proyecciones estiman que para el año 2040 los casos podrían superar los 600 millones.

 

“La diabetes surge cuando el páncreas no produce correctamente la insulina o bien cuando el organismo no la utiliza eficazmente. Esto lleva a una condición de hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre por encima de 120 mg/dl)”, explica el Dr. Carlos Reguera, Jefe de Cardiología y Medicina Preventiva de INEBA.

 

En nuestro país, se estima que una de cada diez personas mayores de 18 años es diabética y al menos el 60% de ellos no alcanzan los objetivos de control glucémico recomendados. Una de sus principales causas es el exceso de peso (sobrepeso/obesidad) y los síntomas más característicos podrían ser la polidipsia (tomar mucha agua), la poliuria (orinar mucho) y la polifagia (comer abundante), aunque puede cursar en forma totalmente asintomática por años.

 

“Si bien esta enfermedad no posee cura, hoy podemos garantizar un excelente control. Los pilares radican en un tratamiento farmacológico adecuado y el cumplimiento de medidas higiénico dietéticas, tales como evitar el sedentarismo, cuidar la alimentación, no fumar, no consumir alcohol en exceso y controlar el peso, entre otras”, comenta el especialista.

 

Tipos de diabetes


La diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmune (el cuerpo se ataca a sí mismo por error) que impide que el organismo produzca insulina. Este tipo alcanza a entre un 5 y 10% del total de pacientes diabéticos. Por lo general, los síntomas se manifiestan rápidamente y es generalmente diagnosticada en niños, adolescentes y adultos jóvenes, quienes deben recibir insulina todos los días.

 

Por su parte, con la diabetes tipo 2 lo que sucede es que el cuerpo no usa la insulina adecuadamente. Es el tipo de diabetes más frecuente ya que se da en aproximadamente del 90 al 95% de los pacientes.

 

En este caso, es un proceso que evoluciona a lo largo de varios años y es posible que las personas perciban síntomas; por lo tanto, es importante la realización de análisis de glucosa al menos una vez al año. Este tipo de diabetes se puede prevenir o retrasar con cambios de estilo de vida saludables, como bajar de peso, si es que hay sobrepeso; tener una alimentación saludable y hacer actividad física regularmente.

 

Por último existe también la diabetes gestacional, la cual se da en mujeres embarazadas, y generalmente desaparece después del nacimiento del bebé, aunque aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el tiempo, tanto en la madre como en el niño.

 

A su vez, también existe la prediabetes, una afección en la que los niveles de azúcar en la sangre son más altos que lo normal, pero no han llegado a niveles lo suficientemente altos para que se diagnostique la diabetes. Esta condición aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, por lo que la prevención cumple un rol crucial, pudiendo reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en casi un 60 % en menores de 60 años (y aproximadamente 70 % en mayores de 60 años).

 

“Tanto la diabetes tipo 2 como la prediabetes son prevenibles. Basta para ello incorporar hábitos saludables, como realizar actividad física de manera regular, adoptar una dieta sana y fundamentalmente controlar el exceso de peso. Por ello debemos trabajar en la promoción de comunidades saludables, algo vital para comenzar a revertir esta problemática”, concluye Reguera.


Fuente: INEBA

Compartir:

Ineba

INEBA 2020 - Todos los derechos reservados