|  English
 | 
Información para la salud

Día Mundial del Corazon: Recomendaciones de prevencion

Dr. Carlos Reguera. Cardiologo - INEBA

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, oportunidad para dar a conocer masivamente lo nocivas que son las enfermedades cardiovasculares(ECV), trabajar en su prevención, control y tratamiento es la dirección indicada, considerando que las ECV son la principal causa de muerte en el mundo.

Se estima que en el año 2030 cerca de 23 millones de personas sufrirán algún tipo de ECV. Aproximadamente el 90% de estas enfermedades pueden prevenirse, siempre y cuando se  actúe sobre los factores de riesgo: tabaquismo, obesidad, sedentarismo, consumo elevado de bebidas alcohólicas, hipertensión arterial y  diabetes.

Tabaquismo: la nicotina produce vasoconstricción y eleva la presión arterial (Hipertensión). La Hipertensión es un factor de riesgo importantísimo, que debemos controlar.

El consumo de tabaco además aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades como cáncer en el pulmón y EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). A todo aquel que fume, se le recomienda dejar el cigarrillo de inmediato y si usted no fuma evite ser un fumador pasivo, es decir no aspire el humo de aquellos que si fuman y pídales que lo hagan en sitios abiertos y lejos de usted.

Obesidad: una dieta adecuada debe impulsar el consumo de aquellos alimentos con alto contenido de fibra como los granos, pan y arroz integral, vegetales, legumbres y frutas, así como productos lácteos con bajo contenido en grasas.  Es importante evitar el consumo de alimentos procesados con alto tenor en grasas saturadas, azúcar añadida o carbohidratos simples y sal, eliminar las comidas fritas y el consumo de “comida chatarra” (comida rápida).

Sedentarismo: Hacer ejercicios con regularidad es otro factor muy importante que ayudará a regular nuestra función metabólica y a mantener el balance hormonal. La actividad física hace que la glucosa entre más fácilmente a las células y ésta sea utilizada como combustible. El incremento de actividad física aumenta el consumo de calorías y esto contribuye a lograr un peso adecuado, mejorando además nuestros niveles de colesterol y ayudándonos a regular los problemas de presión arterial elevada.

Si realizamos al menos 30 minutos de ejercicios de intensidad moderada 5 veces por semana, acompañado de una alimentación saludable, estaremos reduciendo nuestro riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares.

Diabetes: las personas que padecen diabetes o síndrome metabólico, deben controlar estos factores de riesgo vascular. Tanto si la producción de insulina es insuficiente, como si existe una resistencia a su acción, la glucosa se acumula en la sangre (hiperglucemia) y daña progresivamente los vasos sanguíneos (arterias y venas), acelerando el proceso de arteriosclerosis (estrechamiento de las arterias), aumentando el riesgo de padecer ECV. El estudio Diabetes Prevention Program demostró que la mejor manera de reducir los factores de riesgo y de prevenir o retrasar al máximo los síntomas  de diabetes, más allá del uso de fármacos, es mantener un estilo de vida saludable.  Si Ud. logra mantener un peso corporal adecuado y evita el sedentarismo, estará previniendo la aparición de diabetes como así también de ECV.

Hipertensión arterial: es nuestro enemigo silencioso, causa 9.5 millones de decesos anuales. Esto es  el 51% de las muertes por accidente cerebral vascular y el 45% de las muertes por cardiopatía coronaria.

Consumo de bebidas alcohólicas: el consumo de bebidas alcohólicas debe ser moderado, se recomienda no más de 30grs. por día en hombres y 20 grs. en mujeres. La fórmula para calcular los gramos de alcohol puro de una bebida alcohólica basta con multiplicar la cantidad de bebida alcohólica consumida por los grados de la misma por la densidad del alcohol (0,8) sobre 100:

(Cantidad en mililitros de bebida x grados de alcohol x 0.8) / 100 

El alcohol favorece la vasoconstricción de las arterias, estimula al sistema nervioso e incrementa ciertas hormonas, que son las que aumentan las posibilidades de producir insulino-resistencia, todos estos factores son riesgosos y pueden provocar ECV.

En síntesis:  las recomendaciones para evitar el desarrollo de ECV son cambiar los malos hábitos de alimentación que resultan perjudiciales para la salud, bajar el nivel de stress,  luchar contra el sedentarismo y/o poca actividad física, reducir el colesterol, controlar la hipertensión, el consumo de alcohol y dejar el cigarrillo.

En INEBA trabajamos en prevención, informando, controlando y educando, para detectar y advertir precozmente sobre la aparición de los diversos factores de riesgo e  impedir o retardar el progreso a las enfermedades cardiovasculares.

+54 (11) 4867-7700 - Guardia vieja 4435 - CABA - Argentina
Seguinos en
0
0
0
(c) Instituto de Neurociencias Buenos Aires
Términos y condiciones