Cargando...
12-11-18 Prensa

DIA MUNDIAL DE LA OBESIDAD

Sobrepeso y obesidad

Lamentablemente, la Argentina lidera el porcentaje de obesidad en menores de cinco años en América Latina, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según un análisis realizado por FIC Argentina en colaboración con Unicef Argentina en 2015, se identificó una asociación entre la prevalencia de sobrepeso y la pobreza: los adolescentes de bajo nivel socioeconómico presentan un 31% más de probabilidad de tener sobrepeso.


Es decir que la obesidad y el sobrepeso son hoy una problemática que afecta a los estratos con menos recursos. Se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.
Más de la mitad de la población mundial presenta sobrepeso según la Organización Mundial de la Salud. De ese 50%, entre un 13% y un 15% tiene indicación de cirugías bariátricas o metabólicas. 


Según el Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2017, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el sobrepeso y la obesidad afectan a todos los grupos de edad en hombres y mujeres, y es un problema de salud pública en todos los países de las Américas. De acuerdo a los datos dados a conocer en el informe, en Argentina, el 30,1% de las mujeres sufre obesidad contra el 26,7% de los hombres.


El impacto de la epidemia es alarmante. Además de riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, la obesidad infantil genera casos de bullying y dificultades para insertarse socialmente, entre otras problemáticas.


"El tejido adiposo que se acumula en la zona del abdomen es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial y varios tipos de cáncer", afirmó el médico cardiólogo Hernán Provera, coordinador de prevención cardiovascular de INEBA.


El sobrepeso y la obesidad constituyen el sexto factor principal de riesgo de muerte en el mundo y cada año fallecen cerca de 3,4 millones de adultos como consecuencia de las mismas. Y puede prevenirse, a través de la transformación del ambiente obesogénico, promoviendo el consumo de alimentos nutritivos y el aumento de la actividad física.


"El sobrepeso y la obesidad son producto de estilos de vida poco saludables que combinan una mala alimentación con poca actividad física", agregó el experto de INEBA.


Otro factor alarmante es el de las bebidas azucaradas. Para el secretario de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein, "la Argentina es el país que más bebidas azucaradas per cápita consume en el mundo. Es un país donde aumentó la epidemia de obesidad más de 40% en los últimos siete u ocho años, y donde existe la mayor frecuencia de obesidad en los menores de cinco años".


Para luchar contra esta problemática, el organismo de salud implementa una serie de medidas, como impuestos y demás políticas fiscales que desalienten el consumo de bebidas azucaradas para que se sustituyan con agua segura, además de políticas que tienen que ver con el etiquetado de los alimentos, el etiquetado frontal, las advertencias sanitarias de aquellos alimentos que no son saludables porque son altos en azúcares o grasas.


Por otro lado, se busca promover entornos escolares saludables. Y no se trata solo del kiosco saludable, sino de que en los alrededores de los colegios haya oferta de frutas, y que además se eduque a los padres. También hay restricciones a las políticas de marketing y publicidad en los horarios en que los chicos ven televisión, o en las redes sociales.


En este contexto, el jueves último se realizó el acto del cierre de las 5° Jornadas sobre Alimentación Saludable con la participación de empresas e instituciones, en el SUM de INTI Lácteos sobre la ruta nacional 34 al norte de Rafaela, en la que participaron 2.500 alumnos de 5º grados de nuestra ciudad y de la zona en distintas actividades durante el año. Norma Bessone, dirigente de la Sociedad Rural, dijo que "es un trabajo permanente, silencioso, sin tregua y sin pausa. Debemos educar acerca de las nociones básicas de lo que implica una educación saludable. Tenemos que tratar de informar, no sólo de concientizar a la escuela y a los docentes, sino también a toda la familia. Es un trabajo que debe mantenerse". 


El sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse. Son fundamentales unos entornos y comunidades favorables que permitan influir en las elecciones de las personas, de modo que la opción más sencilla (accesible, disponible y asequible) sea la más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica, y en consecuencia prevenir el sobrepeso y la obesidad. Todavía estamos a tiempo de revertir estas enfermedades sociales, pero depende de políticas públicas y el trabajo familiar y escolar.


Fuente: DIARIO LA OPINION

Compartir:

Ineba

INEBA 2018 - Todos los derechos reservados